NoticiasPortadaRegionales

El “show” de los pilotos magallánicos en Río Gallegos

Casi veinte años atrás, un 1 de octubre del 2001, una delegación de pilotos puntarenenses de las categorías Turismo Competición 1.300 c.c. y de la Monomarca Chevette viajaron hasta Río Gallegos para participar en la reinauguración del circuito del autódromo de esa ciudad.

El recinto deportivo, denominado en un primer momento como autódromo “Ciudad Centenario” y luego rebautizado el 8 de mayo del 2005 como “José Muñiz” en homenaje al destacado piloto santacruceño, se destaca hasta los días de hoy por ser sin duda el mejor de la Patagonia.

INAUGURACION
ACCIDENTADA

Fue justamente en 1985, con motivo de la celebración del centenario de la fundación de Río Gallegos, cuando se inauguró por primera vez el recinto, oportunidad que también participó una representación de nuestra ciudad integrada por corredores de la Turismo Carretera 5.000 c.c. y de una categoría de 2.000 c.c.

En esa oportunidad la inauguración fue bastante accidentada por problemas con el material que se utilizó en la construcción de la pista, el que rápidamente se degradó con el paso de los autos ya en las pruebas libres  hasta que algunos sectores presentaron verdaderas zanjas que hizo peligroso el poder girar.

A pesar de ello, Javier Barría en la T. C. 5.000 logró quedarse con el primer lugar, mientras que en la categoría 2.000 se vivió un gran duelo entre el local Miguel Mayeste y Jorge Camelio, ganando el piloto argentino tras un duelo bastante accidentado.

REINAUGURACION

Pero en octubre del 2001 se efectuó la reinauguración del circuito, oportunidad en la que la representación magallánica estuvo integrada por casi cuarenta máquinas, nueve de la T.C. 1.300 y otras veintisiete de la Chevette, las que compitieron por una fecha oficial del Campeonato Regional que organizaba en ese tiempo la Asociación Regional Austral de Automovilismo Deportivo (Araad).

En un extracto de la nota publicada por “La Prensa Austral” en los días previos señalaba que “el autódromo dispone de una pista de perimetral de 4.206 metros más otras cinco variantes o alternativas, todas con un ancho de doce metros y que tienen entre 2.200 y 3.400 metros de longitud”.

“Además el recinto cuenta con boxes para 55 autos, disponiendo cada uno de radie, cortina metálica, agua, electricidad y línea de aire. Además dispone de una torre de control de tres pisos, cafetería y baños, todos calefaccionado, obra que fue financiada por el Gobierno de la Provincia de Santa Cruz con una inversión de cuatro millones de dólares”.

Junto a las categorías de los chilenos intervinieron las series locales de 850 c.c. Regional, 800 c.c. standard, 2.000 c.c. Regional y la Stock Patagónico para complementar el espectáculo.

GRAN ASISTENCIA

Luego de algunas dificultades en la frontera por el traslado de los autos, la Chevette y la T.C. 1.300 c.c. disputaron una sola manga de doce vueltas al circuito de menor perímetro del autódromo.

“La Prensa Austral” destacaba que la inauguración contó con una asistencia superior a las diez mil personas, contando con la presencia de Néstor Kirchner, quien era en esa época el gobernador de la Provincia de Santa Cruz.

La T.C. 1.300 se presentó con un parque de siete máquinas que giraron en un trazado de características muy sinuosas y con muy pocos lugares para poder sobrepasar.

En carrera, luego de una largada en la que Davor Domic tomó la punta, ya en la tercera vuelta tomó la punta Marcos Ríspoli quien no la dejó hasta el final.

El segundo lugar fue para Francisco Karelovic, quien pudo sobrepasar a Domic, mientras que tercero terminó Jorge Guic y cuarto el propio Davor.

Además esta carrera fue el debut de Francisco Cárdenas en la categoría, quien fue quinto, seguido de Jaime Ivelic y Marco Antonio González.

CHEVETTE

La Chevette tuvo finalmente veintiún autos en pista, donde Manuel “Pacín” González aprovechó su experiencia para ganar la carrera que se caracterizó por una gran cantidad de topones.

En el inicio Carlos Estrada tomó la punta mientras que el segundo lugar se lo disputaron Sandro Goic, Alejandro Ruiz y Rubén Cuevas.

Goic fue topado y quedó relegado mientras que -en toques mutuos- Cuevas tomó la punta y Ruiz abandonaba y en la punta Estrada tenía problemas mecánicos y abandonaba.

Promediando la carrera, “Pacín” entró en la disputa del primer lugar superando a Cuevas para ganar la carrera, dejando a Rodrigo segundo, seguido de Sandro Goic, Richard Pardo y José Miguel Cárdenas.

Fue una gran presentación en su oportunidad del automovilismo magallánico en el actual “José Muñiz” de Río Gallegos, considerado incluso como uno de los mejores autódromos de Argentina en la actualidad.

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba